Las reservas de hierro adecuadas son necesarias para evitar complicaciones durante el embarazo, y dada la alta prevalencia de mujeres que no cuentan con las reservas necesarias, existen recomendaciones para su suplementación. Sin embargo, un estudio Danés muestra que aproximadamente solo la mitad de las mujeres recibieron suplementos con la dosis recomendada de hierro durante el primer trimestre del embarazo.

Embarazo y deficiencia de hierro

En el embarazo, el requerimiento fisiológico de hierro se duplica durante el segundo y tercer trimestre debido al aumento del volumen sanguíneo materno, el desarrollo de la placenta, el crecimiento fetal y la pérdida de sangre esperada durante el parto. Por lo tanto, las mujeres con reservas de hierro bajas en el momento de la concepción o que no cumplen con los requisitos nutricionales de hierro durante el embarazo tienen un mayor riesgo de desarrollar deficiencia de hierro (ferritina sérica <15 μ/l) o anemia por deficiencia de hierro (Hb <110 g/l y ferritina sérica <15 μ/l).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevalencia mundial de anemia materna durante el embarazo es de casi 42 %, de los cuales se presume que la mitad es causada por deficiencia de hierro.  Se estima que se requiere una reserva corporal de hierro de ≥500 mg al principio del embarazo para completar un embarazo único normal sin suplementos de hierro. Una revisión de 49 estudios de 29 países europeos mostró que entre el 61 y el 97 % de las mujeres en edad reproductiva tenían una ingesta dietética de hierro por debajo de esta recomendación.

La OMS ha establecido una recomendación global de hierro profiláctico de 30 a 60 mg/día durante el embarazo, según la prevalencia individual de la anemia por deficiencia de hierro en poblaciones de diferentes ingresos.

Profilaxis con hierro en el embarazo, un estudio Danés

En 2013, las autoridades sanitarias danesas recomendaron un cambio en la suplementación profiláctica de hierro a 40-50 mg/día a partir de la semana 10 de gestación.

A continuación, se describen los resultados de un estudio cuyos objetivos fueron estimar la prevalencia de mujeres que siguen la recomendación danesa de suplementos de hierro durante las últimas 3 semanas del primer trimestre del embarazo e identificar posibles predictores previos al embarazo relacionados con el cumplimiento.

  • Estudio transversal
  • 533 mujeres embarazadas que asistieron a atención prenatal en el Hospital Universitario de Copenhague
  • Octubre de 2013 hasta mayo de 2019.

Resultados

La prevalencia de suplementos de hierro según las recomendaciones fue del 49,1 %.

Los predictores previos al embarazo para la adherencia a la recomendación nacional para la suplementación con hierro fueron:

  • Una mayor edad materna (≥40 años de edad)

Las mujeres ≥40 años de edad tenían un 17 % más de probabilidades de ser usuarias de suplementos de hierro durante el primer trimestre. Esto está en línea con estudios previos que encontraron la misma asociación.

  • Un nivel educativo por debajo de un grado superior

Sorprendentemente, las mujeres con niveles de educación por debajo de un título superior tenían mayores probabilidades de cumplir la recomendación. Este resultado contrasta con estudios previos que encontraron que las mujeres embarazadas con un nivel educativo más alto eran más propensas a ser usuarias de hierro.

Los autores destacan que el hallazgo puede haber sido fortuito, ya que ninguna de las asociaciones fue sólida y no hubo un patrón de mayor adherencia a la recomendación de hierro a medida que disminuía el nivel educativo. Sin embargo, los presentes resultados sugieren que la promoción de la suplementación con hierro en la práctica clínica debe estar dirigida a todos los niveles educativos en mujeres embarazadas.

  • Una dieta vegetariana o vegana.

Las mujeres embarazadas que tenían una dieta vegetariana o vegana tenían un 18 % más de probabilidades de cumplir con la recomendación que las mujeres con una dieta común y variada.

Dentro de las limitaciones del estudio puede que los resultados no sean representativos de todas las mujeres embarazadas en Dinamarca ya que la población del estudio consistió predominantemente en mujeres urbanas que tenían una buena educación y reportaron datos que indicaban un estilo de vida saludable en general.

Conclusión

A pesar de un alto grado de planificación del embarazo, la prevalencia de suplementos de hierro autoinformados durante las últimas 3 semanas del primer trimestre fue de aproximadamente el 50 %. Los hallazgos indican que las mujeres embarazadas aún no han asumido completamente el cambio de la recomendación nacional.

Por lo tanto, existe la necesidad de un mayor enfoque en la importancia de los suplementos de hierro durante el embarazo para incorporarlos en la atención previa a la concepción y en el asesoramiento durante el embarazo y entre embarazos.

Bibliografía

Line B. Løvschal et al. Iron supplementation during the first trimester of pregnancy after a national change of recommendation: a Danish cross-sectional study. Journal of Nutritional Science (2022), vol. 11, e19, page 1-8.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8922145/

Bienvenido a nuestra sección de Recursos Humanos.
En Laboratorio Rontag, valoramos el talento y la dedicación. Si compartes nuestra visión y estás interesado en unirte a nuestro equipo, te invitamos a enviar tu currículum vitae a la siguiente dirección de correo electrónico: rrhh@rontag.com, indicando el área de interés a aplicar en el Asunto.

Agradecemos tu interés en formar parte de nuestra empresa y esperamos recibir tu aplicación.

IMPORTANTE
De acuerdo a la legislación y regulaciones vigentes en Argentina, la información relacionada a nuestros productos de venta bajo prescripción médica se encuentra desarrollada acorde a los requerimientos de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).
La información aquí brindada está destinada exclusivamente a cubrir las necesidades de los profesionales de la salud para un uso adecuado de los medicamentos.