0800-555-7668 (Rontag) info@rontag.com

Rinitis

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica es una inflamación de la mucosa nasal que se produce cuando tomamos contacto con sustancias que son extrañas a nuestro cuerpo llamados alergenos, que pueden estar dentro o fuera de nuestras casas; los más frecuentes son el polen, los ácaros, los hongos, pelos de animales entre muchos otros.

Al entrar en nuestro organismo hacen que nuestro sistema inmunitario forme anticuerpos para frenarlos y como fruto de esa interacción unas células liberan una sustancia del organismo llamada histamina que produce esa inflamación.

Esta situación es parte de nuestra defensa inmunológica pero muchas personas reaccionan en forma excesiva desencadenándose la rinitis alérgica.

 

Personas afectadas

Las enfermedades alérgicas afectan a muchas personas y se encuentran en aumento a nivel mundial. Las consecuencias del cambio climático, la contaminación ambiental y determinadas necesidades de confort cotidianas influyen para que esto siga creciendo.

La Rinitis Alérgica es la enfermedad respiratoria y alérgica más frecuente que afecta a 5,5 millones de argentinos con un predominio en el sexo femenino, según una encuesta realizada por la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) en personas entre 5 y 44 años.

Los chicos de 12 a 14 años son los más afectados, y en algunos casos se encuentra asociada a asma bronquial, siendo muy importante hacer el diagnóstico en forma precoz para tomar las medidas necesarias.

 

La importancia de hacer una consulta médica

Otro dato impactante que reveló la encuesta es qué dentro de esas 5,5 millones de personas, 1,7 millones no tenían realizado el diagnóstico.

 

Síntomas: Señales de alarma

La rinitis alérgica incluye síntomas nasales como goteo acuoso, picazón, estornudos y nariz tapada. Frecuentemente se acompaña de congestión ocular que produce ojos llorosos.

La rinitis alérgica afecta la calidad de vida de las personas que la sufren, no les permite dormir bien, les afecta realizar sus actividades cotidianas, deporte, esparcimiento, y disminuye el rendimiento escolar o laboral.

Puede presentarse en algunas etapas del año, por ejemplo, en primavera, y se llama estacional o presentarse en diferentes momentos del año la cual se llama perenne.

Existe una predisposición genética a padecerla por lo que puede existir en la familia alguien con el mismo padecimiento.

No hay que confundir rinitis alérgica con gripe. La gripe es una enfermedad infecciosa ocasionada por un virus y aunque los síntomas pueden parecerse, generalmente se acompaña con febrícula o fiebre y una mucosidad más espesa.

También hay que diferenciar rinitis alérgica de aquella rinitis como consecuencia del efecto rebote con obstrucción nasal que produce el uso constante de descongestivos nasales.

 

¿Qué hacer?

Existen medidas generales que reducen la cantidad de estos alergenos para bajar nuestra exposición a ellos y en consecuencia el desencadenamiento de la rinitis.

Algunas medidas en nuestras casas son:

  • Evitar las alfombras
  • Limpiar los filtros de los aires acondicionados con regularidad
  • Evitar animales, flores y plantas. En caso de vivir con animales bañarlos al menos una vez por semana.
  • Evitar el contacto con productos irritantes que posean olores intensos, como insecticidas, productos para limpieza, desodorantes, entre otros.
  • La ropa de cama incluyendo las frazadas deben lavarse frecuentemente y se recomienda la limpieza a seco para eliminar los ácaros presentes y usar fundas aislantes para colchón
  • Ventilar adecuadamente los ambientes fuera de los horarios de mayor carga de polen que son al amanecer y al atardecer
  • Reducir el número de objetos que acumulan polvo; en caso de niños no se recomienda los juguetes de peluche ya que acumulan muchos ácaros.

Lo importante es concurrir a su médico clínico, otorrinolaringólogo o especializado en alergia para que le realice el diagnóstico correcto y no automedicarse erróneamente sin obtener el control de la enfermedad o sufrir complicaciones.

Su médico de ser necesario le realizará pruebas de sangre o cutáneas para tratar de detectar cuál es el alergeno o alergenos que le está causando la enfermedad.

 

Tratamiento de la rinitis alérgica

Existen diversos medicamentos que alivian esa inflamación y disminuirán el efecto de la sustancia del organismo denominada histamina que origina toda esa congestión, como los antihistamínicos.

Los antihistamínicos de segunda generación no producen el sueño que ocasionan los de primera generación y son bien tolerados.

Existen también tratamientos a largo plazo llamados inmunoterapias que tratarán de desensibilizarlo a la sustancia que usted es alérgico.

También existen ayudas tecnológicas como la aplicación Alerta Polen que le informará el grado de polen en determinadas ciudades para que usted pueda tomar las medidas preventivas necesarias.

Otra aplicación como Diario de las alergias lo ayudará a controlar su enfermedad luego de haber recibido las indicaciones de su médico.

 

Un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado indicado por su médico le permitirán el alivio de los síntomas de la alergia y mejorar su calidad de vida relacionada con su salud.