Un 25% de los casos de epilepsia se pueden prevenir con medidas adecuadas en salud materno-infantil, cardiovascular, reducción de accidentes y control de infecciones.

La epilepsia afecta a 50 millones de personas a nivel mundial constituyendo uno de los trastornos neurológicos más comunes. En el 2019 la Organización Mundial de la Salud –OMS- junto a otras entidades redactaron un informe global destacando la epilepsia como un tema de preocupación en la salud pública.

Las causas potenciales de ser prevenidas en epilepsia

Uno de los capítulos del informe aborda el tema de la prevención de la epilepsia, destacando que un 25% de los episodios de epilepsia son prevenibles y que es crucial realizar esfuerzos, sin demora, para impulsar e implementar medidas sostenidas y coordinadas por grupos multidisciplinarios, enfocadas a la prevención.

Entre las causas de epilepsia potenciales de ser prevenidas se destacan:

  • Las lesiones pre o perinatales
  • Infecciones del sistema nervioso central (SNC)
  • Injurias traumáticas cerebrales
  • Accidente cerebrovascular.

Lesiones pre o perinatales

Los factores de riesgo prenatales para el desarrollo de epilepsia incluyen:

  • Crecimiento intrauterino deficiente.
  • Exposición fetal a infecciones como citomegalovirus y toxoplasmosis.
  • Toxinas como el tabaquismo materno.
  • Eventos vasculares.

Los factores de riesgo perinatal relacionados con la epilepsia, entre otros eventos y condiciones adversas, incluyen:

  • La edad gestacional al momento del parto
  • El peso al nacer
  • Condiciones como la preeclampsia, eclampsia
  • El método de parto
  • Parto prolongado
  • La encefalopatía neonatal hipóxico-isquémica
  • Hipoglucemia neonatal
  • Infección perinatal.

A medida que disminuye la edad gestacional, aumenta el riesgo de desarrollar epilepsia. La mayoría de los estudios informaron una asociación entre la prematuridad (edad gestacional menor de 37 semanas) y la epilepsia.

Infecciones del SNC

Las infecciones del sistema nervioso central comprenden principalmente las siguientes categorías: meningitis bacteriana, encefalitis viral, malaria cerebral y neurocisticercosis.

Se ha sugerido una asociación entre la epilepsia y varias infecciones sobre la base de estudios ecológicos, epidemiológicos, clínicos y patológicos. Algunas de estas infecciones se pueden prevenir, especialmente con un tratamiento rápido, lo que podría reducir las altas tasas de epilepsia, sobre todo en los países donde estas infecciones son más frecuentes y el acceso a la atención médica es limitado.

Injurias traumáticas cerebrales

 El4,2 % (En países de bajos y medianos ingresos) y el 5,3% (En países de altos ingresos) de las lesiones traumáticas cerebrales ocasionan epilepsia. Las causas en su mayoría se deben a accidentes de tránsito, las caídas y actos de violencia.

Accidente cerebrovascular

El accidente cerebrovascular (ACV) es la principal causa de epilepsia en adultos mayores. Podría haber varias razones para proyectar un aumento en la carga de salud pública de la epilepsia posterior al accidente cerebrovascular en todo el mundo en las próximas décadas. En particular los avances en el tratamiento agudo, que incluyen la trombólisis temprana y el tratamiento endovascular, reducen la mortalidad, lo que aumenta el número de sobrevivientes de ACV. El riesgo acumulado a largo plazo de epilepsia después del accidente cerebrovascular también es alto siendo del 8.2% después de 2 años y 12.4% después de 10 años.

La hemorragia, así como las convulsiones tempranas en el intervalo agudo después del ACV, se asocian con un mayor riesgo de epilepsia. Los riesgos de la epilepsia también varían según el subtipo de ACV, la gravedad de este, la ubicación de la lesión y la aparición de infecciones bacterianas posteriores.

La importancia de seguir investigando

Es importante el desarrollo de investigaciones puesto que, aunque se conocen factores de riesgo para el desarrollo de convulsiones, todavía se desconoce en cuanto puede reducirse la incidencia de la epilepsia con el control de los mismos.

Con respecto a la prevención secundaria, el uso de terapias en forma temprana después de un daño cerebral que limite la extensión de la lesión o interrumpa la epileptogénesis, aunque atractivo en principio, todavía no cuenta con evidencia debido a lo complejo y poco conocido de los mecanismos de la epileptogénesis.

Los programas de prevención en epilepsia adaptados a los recursos y necesidades locales merecen una mayor prioridad y un compromiso de acción por parte de los países. Es importante una respuesta de salud pública más amplia a las necesidades de atención obstétrica y servicios de salud materna, control de enfermedades transmisibles, prevención de lesiones y salud cardiovascular.

Bibliografía

  1. Epilepsy prevention: an urgent global unmet need. Lancet. 2019 Jun 29;393(10191):2564. doi: 10.1016/S0140-6736(19)31425-4. Epub 2019 Jun 27.
  2. Epilepsy: a public health imperative. WHO. 2019. ISBN: 978-92-4-151593-1

Bienvenido a nuestra sección de Recursos Humanos.
En Laboratorio Rontag, valoramos el talento y la dedicación. Si compartes nuestra visión y estás interesado en unirte a nuestro equipo, te invitamos a enviar tu currículum vitae a la siguiente dirección de correo electrónico: rrhh@rontag.com, indicando el área de interés a aplicar en el Asunto.

Agradecemos tu interés en formar parte de nuestra empresa y esperamos recibir tu aplicación.

IMPORTANTE
De acuerdo a la legislación y regulaciones vigentes en Argentina, la información relacionada a nuestros productos de venta bajo prescripción médica se encuentra desarrollada acorde a los requerimientos de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).
La información aquí brindada está destinada exclusivamente a cubrir las necesidades de los profesionales de la salud para un uso adecuado de los medicamentos.