Se sugiere la importancia del control terapéutico de los pacientes con epilepsia para mejorar el pronóstico frente a una potencial enfermedad por COVID-19.

Alrededor del 25% al 36 % de los pacientes hospitalizados con COVID-19 pueden presentar manifestaciones neurológicas, como por ejemplo convulsiones (0,5%).

La epilepsia no es sólo una condición neurológica ya que presenta una alta prevalencia de comorbilidad.

Epilepsia y COVID-19: una asociación que debe estudiarse 

Actualmente, aproximadamente más de 70 millones de personas son diagnosticadas con epilepsia en todo el mundo, y merecen más atención mientras padecen COVID-19.

Sin embargo, desde el inicio de la pandemia de COVID-19 hubo pocos informes de casos que describieron con detalles la presencia de crisis en pacientes con COVID-19. No está clara la incidencia, las características y la patogenia en los pacientes con COVID-19 con convulsiones o epilepsia. Es importante saber qué factores causan convulsiones en pacientes con COVID-19 y si la aparición de convulsiones afectaría el pronóstico de estos pacientes.

Estudio retrospectivo en Wuhan

Un estudio observacional retrospectivo informa las características clínicas de 30 pacientes con COVID-19 y crisis epilépticas que fueron hospitalizados en el Hospital Central de Wuhan, China, del 1 de enero al 31 de abril de 2020. Los datos clínicos fueron extraídos de registros médicos electrónicos.

Resultados

De los 30 pacientes con diagnóstico de epilepsia y COVID-19 (edad media 57.5 años):

  • 13 pacientes (43,4%) tuvieron una crisis epiléptica de nueva aparición sin antecedentes de epilepsia (grupo NA)
  • 10 pacientes (33,3%) con antecedentes de epilepsia presentaron crisis epiléptica (grupo AC)
  • 7 pacientes (23,3%) con antecedentes de epilepsia no tuvieron convulsiones durante el curso de COVID-19 (grupo AS).

Los pacientes del grupo AC tenían más antecedentes de otras enfermedades neurológicas como hemorragia, trauma, cirugía o tumor cerebral, a excepción de epilepsia, que los del grupo NA y el grupo AS.

Los pacientes del grupo NA y del grupo AC sufrieron una infección por COVID-19 más crítica que los pacientes del grupo AS.

Se consideró que doce (40%) pacientes estaban afectados por COVID-19 por infección nosocomial adquirida debido a que ingresaron por otra enfermedad, en lugar de COVID-19. Otros dieciocho (60%) pacientes afectados por COVID-19 por infección comunitaria ingresaron debido a síntomas típicos de COVID-19.

Los síntomas más frecuentes fueron:

  • Fiebre (60%)
  • Fatiga (43,3%)
  • Vómitos (36,7%)

Los síntomas neurológicos incluyeron:

  • Deterioro de la conciencia (36,7%)
  • Trastorno del lenguaje o afasia (33,3%)
  • Obstáculo para la actividad o parálisis (30%)
  • Dolor de cabeza (26,7%)

Los datos de laboratorio no mostraron diferencia entre los tres grupos.

Complicaciones más comunes 

El 36,7% de los pacientes tuvo de 1 a 5 complicaciones y el 46,4% tuvo de 6 a 10 complicaciones. Las complicaciones más comunes en esta cohorte fueron:

  • Hipertensión (60%)
  • Dificultad o distress respiratorio (46,6%)
  • Hemorragia cerebral (43,3%)
  • Úlcera gastrointestinal (43,3%)
  • Lesión hepática (33,3%)
  • Infarto cerebral (20%)
  • Hipoproteinemia (20%)
  • Insuficiencia renal (20%)
  • Traumatismo cerebral (16,7%)
  • Malformación cerebrovascular (16,7%)
  • Enfermedad coronaria (16,7%)
  • Diabetes (16,7%).

La proporción de tratamiento con fármacos antiepilépticos (FAE) antes de la admisión fue mayor en el grupo AS que en el grupo AC.

 La mortalidad de 30 pacientes con epilepsia y COVID-19 fue del 36,67%. La mortalidad del grupo NA (38,5%) y del grupo AC (50%) fue un poco mayor que en el grupo AS (14,3%) aunque sin diferencia estadística.

Conclusiones

La presencia de crisis epilépticas de nueva aparición o en aquellos pacientes con antecedentes de epilepsia presentaron una enfermedad por COVID-19 más grave y crítica que los pacientes que tenían antecedentes de epilepsia pero sin crisis, lo que puede conducir a un peor pronóstico.

El grupo de pacientes con antecedentes de epilepsia que presentaron crisis tuvieron una proporción menor de tratamiento con fármacos antiepilépticos antes del ingreso, una historia previa más compleja y más complicaciones durante la hospitalización. Si los pacientes con antecedentes de epilepsia continúan usando los fármacos antiepilépticos durante las pandemias de COVID-19, la tasa de riesgo de convulsiones recurrentes puede reducirse y se puede esperar un buen pronóstico para los pacientes con antecedentes de epilepsia.

Bibliografía

Minxian Sun et al. Clinical characteristics of 30 COVID-19 patients with epilepsy: a retrospective study in Wuhan. Int J Infect Dis 2020 Oct 2;S1201-9712(20)32191-3. doi: 10.1016/j.ijid.2020.09.1475.

Bienvenido a nuestra sección de Recursos Humanos.
En Laboratorio Rontag, valoramos el talento y la dedicación. Si compartes nuestra visión y estás interesado en unirte a nuestro equipo, te invitamos a enviar tu currículum vitae a la siguiente dirección de correo electrónico: rrhh@rontag.com, indicando el área de interés a aplicar en el Asunto.

Agradecemos tu interés en formar parte de nuestra empresa y esperamos recibir tu aplicación.

IMPORTANTE
De acuerdo a la legislación y regulaciones vigentes en Argentina, la información relacionada a nuestros productos de venta bajo prescripción médica se encuentra desarrollada acorde a los requerimientos de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).
La información aquí brindada está destinada exclusivamente a cubrir las necesidades de los profesionales de la salud para un uso adecuado de los medicamentos.